¿Cómo funciona un estudio Webcam?

Los ingresos de la industria webcam antes de la pandemia eran alrededor de 40 millones de dólares y después de ella crecieron casi en un 40% (pues además aumentó la demanda de clientes). Este es un modelo de negocio que continua en auge sobre todo en nuestro país, incluso hoteles y moteles han aprovechado el momento y se han convertido en estudios para hacer webcam.

Historia webcam en Colombia

Colombia es el segundo país del mundo en cantidad de modelos webcam después de Rumania, se calcula que son unos 60 mil webcamers (90% mujeres) y Medellín es la ciudad con más modelos del país. Los índices de pobreza, la abundancia de mujeres hermosas que hablan inglés y una velocidad de internet excepcionalmente alta hacen que Rumania sea el primero, allá la industria generaba unos 373 millones de dólares al año con el trabajo de unas 100 mil modelos. Juan Bustos es un colombiano que viajó hasta Rumania para investigar cómo funcionaba este negocio y así se inspiró a montar su propia empresa webcam en Colombia en 2014, sin embargo, esta industria llegó al país a finales de las 2 mil, traída por unos gringos que vieron que el país tenía futuro para esto.

Funcionamiento de los estudios Webcam

Funciona por medio de páginas de internet, donde él o la modelo transmite en vivo contenido sexual y erótico e interactúa con los usuarios. Los portales se dividen en públicos y privados. En los públicos cualquier usuario puede ver, interactuar y enviar tokens a los y las modelos para que realicen determinada acción, un token equivale a aproximadamente 0,05 centavos de dólar. Cam4, Chaturbate y Myfreecams son las páginas públicas más populares.

En cuanto a las páginas privadas, el perfil de las modelos y de los clientes es distinto. Los usuarios suelen tener mejor poder adquisitivo y desarrollan una interacción más cercana con las modelos. Los portales se quedan con más de 50% del recaudo y el restante llega a las cuentas de los estudios.

Por lo general los modelos webcam están vinculados a un estudio, eso le garantiza tener asistencia tecnológica, apoyo contable, servicio de fotos e iluminación y tienen la opción de ir a trabajar a lugares que la empresa denomina como la oficina (la habitación en la que cada modelo trabaja es su oficina) en donde están los equipos, las luces, el computador, el wifi o está la modalidad de trabajo remoto o satélites que es hacerlo desde su casa, sus jornadas laborales duran un promedio de 8 horas diarias.

La mayoría de los estudios cobran un porcentaje de comisión por sus servicios de representación, otras hacen un convenio directo con las páginas web y son las mimas paginas las que le pagan al dueño un porcentaje por cada modelo webcam que inscriban y la otra opción que existe es ser modelo independiente, no obstante, aunque la independencia suena bien, buena parte de la visibilidad que tienen los modelos en estas páginas, dependen del impulso que le dan los estudios.

Los estudios grandes y que practican la actividad de manera más formal emplean fotógrafos, diseñadores web, monitores, preparadores físicos, personal de aseo y los modelos reciben constantemente asesorías y capacitaciones en actuación, idiomas, manejo de tecnología, servicio al cliente, expresión corporal, entre otras. El objetivo final siempre será que se diviertan y entretengan a sus usuarios el máximo de tiempo posible con buenos shows eróticos y sobre todo charlas encantadoras. En esta industria se gana por el tiempo en que el/la modelo logre tener conectado al usuario.

La ley avala el negocio Webcam

Según Forbes en Colombia hay más de 500 empresas legalmente constituidas que se dedican a esto, todas con sus papeles en regla, pero esta es una industria que no está totalmente reglamentada así que incluso las cifras y los datos existentes no son datos oficiales, precisamente porque el tabú que genera este tema hace que la gran mayoría de estos negocios sigan operando en la informalidad. Recientemente la corte constitucional reconoció los derechos laborales de las modelos webcam (Sentencia T-109-21) y ordenó la legalización de su trabajo, ninguna mujer menor de edad puede ser modelo webcam por ejemplo porque esto es un delito.

Teniendo en cuenta esto, hay dos tipos de estudios: los legales y los informales, los diferencian principalmente la documentación ante las autoridades y la forma de trabajar.

Los legales están inscritos ante Cámara y comercio, la alcaldía de la ciudad donde operan, bomberos. Firman contratos con las modelos, cuentan con contadores para ayudar a las modelos a hacer sus declaraciones de renta y no aceptan menores de edad, básicamente pagan impuestos. Las modelos trabajan en espacios dignos y su pago está asegurado. La mayoría de estudios legales trabajan en plataformas digitales privadas donde la identidad de las mujeres y hombres que ejercen el oficio está menos expuesta.

A pesar de los avances en términos legales y de derechos laborales, una de las principales falencias es la falta de una reglamentación específica y esto favorece que algunos en estudios clandestinos o se cometan abusos laborales e incluso se presente explotación sexual.

¿Es buen negocio los estudios Webcam?

Definitivamente esto es un gran negocio para los dueños de los estudios y modelos, la moneda de cambio en el mundo webcam son los tokens, en promedio un token cuesta entre 0,5 y 1,2 dólares y su precio varía en el tiempo y cambia de una página a otra. Hoy adquirir 100 token puede costar entre 40 mil y 60 mil pesos y cada modelo determina que tanto ofrece por esos 100, son los modelos las que establecen los montos a cambio del show y en ocasiones también ponen montos específicos para acciones específicas (quitarse más ropa, ser más explicitas) y finalmente está la sala privada, un espacio que solo se abre para el usuario que paga por esa posibilidad de estar a solas con la modelo (virtualmente) y esa sala privada suele ser lo más costoso.

Si quieres montar tu estudio webcam, DistriSex es tu mejor aliado, ya que para las modelos los elementos infaltables a la hora de realizar y transmitir sus shows son los accesorios eróticos, juguetes sexuales, lencería, disfraces, lubricantes y somos el principal exportador y distribuidor directo de las mejores marcas al país, productos de la mejor tecnología, calidad, precio e innovación.

Déjanos tus datos y comunícate con un asesor aquí

Colombia